Bunbunmaru Foros

Comunidad de Touhou de habla hispana
Fecha actual Jue Ene 18, 2018 7:25 am

Todos los horarios son UTC




Nuevo tema  Responder al tema  [ 4 mensajes ] 
Autor Mensaje
MensajePublicado: Lun Nov 27, 2017 2:26 am 
Desconectado
Kedama
Kedama
Avatar de Usuario

Registrado: Mar Oct 31, 2017 2:37 am
Mensajes: 34
Cash on hand: Cerrado
Participant x 1
Bueno, bueno NEETs. Nuevo foro pues nuevo cuentito. Y como me gusta es de ciencia ficción. Espero les guste.

Solos
[+] spoiler
-Maldita sea, sí que está largo el tramo –dijo Paula.

Los peldaños de la escalera resonaban cada vez que sus pies los pisaban. Si miraba hacia abajo veía un túnel ligeramente iluminado por las luces de servicio; si miraba hacia arriba veía el mismo panorama, solo que parecía no tener fin.

-Debemos colocar un ascensor para ahorrarnos el cansancio –dijo mientras subía- subir con esta mochila no es nada cómodo.

La escalera seguía sonando pesadamente mientras ascendía por ella.
Por fin llegó a una plataforma donde Paula descansó un poco y después introdujo una tarjeta en una ranura y tecleó una combinación en una pequeña consola; acto seguido una puerta de servicio se abrió y el viento entró a raudales. No importaba cuantas veces salía al exterior, siempre se admiraba por la belleza de ese mundo flotante.

Nubes de las más caprichosas formas la rodeaban, y el cielo azul lo dominaba todo, el ulular del viento era el único sonido en ese reino de las alturas. Bien valía la pena subir todo ese largo tramo para admirar este espectáculo aéreo; pero no tenía tiempo para eso, no de momento.

La puerta de servicio daba a una pasarela que llevaba a un pequeño hangar donde se encontraba un esquife. Usando el panel de control que Paula tenía en el brazo lo activó. Un pequeño zumbido y la cabina abriéndose era la señal de que estaba listo. Paula metió sus cosas en la parte trasera y enseguida ella lo abordó. El aparato se desacopló de su lugar, avanzó lateralmente y dando media vuelta salió disparado atravesando un enorme cumulus nimbus (un tipo de nube).

Los instrumentos no mostraban ninguna anormalidad, todo estaba tranquilo. Justo frente a Paula se dibujaba una enorme estructura con aspecto de torre que estaba llena de antenas y radares. Aunque fuera muy latosa la tarea de reparar los diferentes aparatos de la torre ella era consciente de la importancia de mantenerlos funcionando.

Su esquife se acopló a un lado de la torre. Sacó sus cosas y observó todo el andamio.

-Bueno control ¿me reciben? cambio –dijo Paula por su intercomunicador.
Pero nadie le contestaba.

-Control, control ¿me reciben? –repitió, pero no obtuvo respuesta.

-¡Maldita sea Julián, deja de chismear con tu novio y contéstame! –gritó muy molesta.

-Fui el baño y por eso no pude contestarte –le respondió una voz-, no seas tarada, y no porque seamos amigos Roberto y yo quiere decir que nos gustemos.

-Sé muy bien que los dos están de guardia y que les gusta platicar de cualquier cosa que sus pequeños cerebros de tontos se les ocurre, ¡en la noche hablen de lo que quieran!

-Mira hija de... –quiso contraatacar Julián.

-Paula, Julián ¿quieren los dos dejar de gritarse y ponerse trabajar? –dijo una tercera voz por la radio- ese radar debe quedar listo para entes del atardecer, Rosa cree que otra tormenta bestial se acerca, es urgente la detección temprana.
Una tormenta bestial; genial, verdaderamente genial, pensó Paula con desagrado.

-Bueno Julián –dijo Paula mirando los radares-, quiero que mandes pulsos de mili-volts a las secciones que te voy a decir, que no sea más voltaje del necesario o se dañaran los aparatos.

Pulsó un botón en su panel de control y la mochila se transformó en su forma aérea. Se elevó dirigiéndose a donde estaban las antenas.
Comenzó la prueba midiendo el voltaje en cada sección de radares; cada sección tenía nueve pequeñas antenas y el voltaje de toda la sección debía ser uniforme, si encontraba alguna variación sus aparatos de medición mostraban inmediatamente la antena con el fallo.

Las tres primeras secciones tuvieron voltajes uniformes pero la cuarta sí mostró una disminución muy notable.

-Creo que encontré la falla, voy a proceder a la reparación –dijo Paula por la radio.

-Entendido, ten cuidado –le contestaron.

Llegó a la sección problemática y encontró la falla; un transmisor dañado. Buscó entre los bolsillos de su mochila y encontró la pieza que necesitaba.

“Ya quedan muy pocos, tenemos que averiguar cómo fabricar más” pensó mientras colocaba el aparato en su lugar.
Mientras se encontraba trabajando una repentina ráfaga de viento la golpeó y uno de sus dedos se rasgó con una parte de la antena.

-¡Maldición! –exclamó mientras se apretaba el dedo lastimado.

-Oye ¿estás bien Paula? –dijo Julián por la radio.

-Sí, solo fue un rasguño.

-Si ya terminaste regresa de inmediato, el viento está aumentando y la detección temprana encontró un severo sistema de tormenta.

-Está bien, ya voy.

Y Paula miró hacia el horizonte donde claramente vio una formación de nubes que era más amenazante que el resto. Un monstruo entre gigantes gentiles.

Descendió hasta donde estaba su esquife, se quitó la mochila y la guardó en su vehículo, lo abordó y emprendió el regreso. Ahora sus instrumentos detectaban una anomalía severa en la atmósfera.

Llegó al hangar, dejó su esquife y sacó sus cosas, rápidamente se dirigió a la puerta y entró de nuevo a la seguridad de la colonia.

Terminó de bajar la casi inacabable escalera y se dirigió hacia la zona de vivienda.

-Atención todos –sonó la voz de un chico por los altavoces- ehm, bueno; la división de investigación atmosférica ha detectado otra tormenta bestial y como es costumbre se dirige hacia acá, que sorpresa –dijo en tono irónico-. Queda prohibida cualquier actividad fuera de la colonia, incluso en las zonas más cercanas a la cubierta exterior. Todos por favor quédense en sus dormitorios y no salgan a menos que sea muy necesario. Y es probable que se libere el oxígeno que tenemos almacenado en caso de emergencias; sí, sé que apesta a plástico quemado pero es eso o morimos asfixiados.

El que habló fue Alejandro, o simplemente Alex, el líder de la colonia. Tomó ese puesto desde que su padre lo dejó; muchos tomaron los puestos de sus padres desde que los adultos se fueron.

Paula había llegado a la enfermería, atendida por Rebeca.

-Hola Beck – saludó Paula al entrar.

-Hola Poli, -le respondió Rebeca- ¿qué tienes hoy?

Paula levantó su dedo lastimado.

-Oh, ya veo, siéntate y espera un momento –dijo Rebeca.

Segundos después regresó con un botiquín y comenzó a curarle la herida.

-¿Cómo te ha ido hoy? –preguntó Paula para romper el hielo un poco.

-Pues un poco atareada; un intoxicado, dos chicos que no supieron cómo manejar una toma eléctrica y se llevaron el chispazo de sus vidas; no hubo mucho daño, solo unas quemaduras leves. Y uno que otro con depresión.

-¿Depresión?

-Sí, por lo que sucedió hace tres años.

-¿Todavía no lo superan?

-¿Acaso tú sí, Poli? –preguntó Rebeca mirando a Paula.

Paula se quedó callada. Aunque hayan pasado tres años, el recuerdo siempre persistía, el recuerdo de que una vez tuvo padres.
A Rebeca le decían “doctora” no porque tuviera título; solamente leyó los archivos acerca de medicina y uso programas de aprendizaje rápido, y apenas tenía catorce años. Lo mismo para Paula, ella tenía la misma edad que Rebeca pero tampoco se hacía llamar “ingeniera de sistemas de comunicación” o “especialista en sistemas eléctricos avanzados”. Al igual que Rebeca ella tuvo que aprender esta profesión para sustituir a su padre, quien si ostentaba esos títulos.

La edad promedio de todos los colonos apenas y pasaba de los quince años. Los más jóvenes tenían entre cuatro y cinco años. Y todos ellos eran la tercera generación de colonos; pero el que ellos se ocupen de la colonia siendo tan jóvenes no significa que siempre haya sido así.

Hace tres años una tormenta bestial logró destruir parte de la estructura y atrapó a todo aquel que estuviera sin refugio. Por una terrible desgracia todos los adultos estaban fuera cuando este accidente pasó; cuando todo acabó solo quedaron los jóvenes. Muchos lloraron por sus padres, otros solo se decían a sí mismos que estaban escondidos y que no tardarían en salir. Pronto se confirmó lo inaudito y muy aterrador; todos los adultos habían muerto. Entonces los chicos se dieron cuenta que solo tenían una opción; madurar de golpe o morir.
Cada quien tomó el puesto que los adultos dejaron y usando programas de educación especiales fue como lograron aprender los diferentes oficios que requería una colonia para funcionar.

Mientras Paula caminaba de vuelta a su cuarto la iluminación bajó de forma brusca su intensidad y las luces de alarma se encendieron. Una sirena comenzó a aullar. Un ligero estremecimiento en el corredor le indicó a Paula que debía llegar a su cuarto y rápido.

En su camino se encontraba con otros chicos que huían a sus cuartos o se refugiaban en los de sus amigos; un miedo morboso los impulsaba a todos.

Paula llegó corriendo a su cuarto. La puerta se cerró y ella activó el seguro de emergencia; entonces una gruesa placa de metal descendió tapando la puerta de entrada. Ahora solo quedaba esperar.

Acurrucada en una esquina pronto oyó los sonidos típicos de dicha tormenta: un estruendo apagado que llegaba del exterior y que comenzaba a crecer hasta que se escuchaba con claridad. Además del estruendo muchos oían –incluida ella- lo que pareciera ser chirridos en la cubierta exterior e incluso golpes. Otros decían que escuchaban gruñidos y extraños gritos entre todo el estruendo. Por eso les decían “Tormentas Bestiales”, y Paula las detestaba.

A lo lejos escuchó el llanto de un niño pequeño; ella se alegraba de no tener que cuidar de hermanos menores.
Este evento duró cerca de una hora. Durante todo ese tiempo Paula tenía la cabeza entre las rodillas mientras se tapaba los oídos. Imágenes de aquel fatídico día le llegaban como si lo estuviera viviendo de nuevo. Sus ojos se humedecieron pero sin llegar a llorar, solo quería que todo pasara.

Mucho tiempo después se despertó sobresaltada viendo que su cuarto estaba oscuro.

“¿Habrá pasado algo?” se preguntó Paula con temor.

Salió al pasillo y notó que un haz de luz entraba por una pared. Era una ventana cuya protección de tormenta se había retirado, dejando pasar la luz de un nuevo día a través del cristal.

Paula observó el mar de nubes que en ese instante tenía una tonalidad dorada por el sol del amanecer.

-Que hermoso –dijo alguien detrás de ella, era Alex.

-Oh, ¿sigues vivo? –dijo Paula a modo de saludo.

-Sí, al parecer todos lo estamos –respondió Alex colocándose a un lado de ella.

Era delgado y su cara no era exactamente la de un Adonis. Pero lo que le faltaba de físico lo compensaba con inteligencia y carisma, además de una capacidad innata de liderazgo hizo que se ganara la confianza de todos los jóvenes colonos, a quienes consideraba sus amigos.

-Otro día solos –dijo Paula.

Alex creyó notar un ligero tono de melancolía. Y no la culpaba porque a él también le pasaba lo mismo, aunque no podía permitirse mostrar debilidad.

-Así es Poli –respondió Alex suspirando mientras se acercaba a la ventana.

-Lindo día –agregó Alex al mirar.

Pero Poli estaba callada mientras miraba hacia el exterior.

-¿Te pasa algo? –preguntó Alex.

-¿Eh? –dijo Paula como si la sacaran de un sueño- oh, nada, solo que... ¿qué pasará con nosotros Alex? ¿qué es lo que debemos hacer de ahora en adelante?

Alex observó las nubes mientras meditaba las preguntas de Poli.

-Pues por lo mientras Poli, debemos seguir viviendo, seguir trabajando, seguir luchando. Eso es lo que nuestros padres hubieran querido. Y con el tiempo nos pasaran cosas buenas, pero eso solo depende de nosotros.

-Una vez más despertamos en este mundo extraño, una vez más sobrevivimos a una tormenta asesina –dijo Paula mientras veía por la ventana-. Pero también una vez más despertamos para ver el mar de nubes de nuevo, despertamos para seguir viviendo y trabajando, para hacer esta colonia un mejor lugar donde vivir.

-Y lo hacemos como lo hemos hecho desde hace tres años –dijo Alex-. Solos.
El chico sonrió.

-Eso fue poético sabes –dijo mientras miraba a Paula.

Ella también le sonreía.

Y de esa forma los jóvenes colonos lograrían sobrevivir. Por sí solos.

FIN.
Bueno NEETs, eso es todo bye.

Vagos. :derision:


Arriba
   
MensajePublicado: Dom Dic 03, 2017 8:57 pm 
Desconectado
Cronista de Gensokyo~
Cronista de Gensokyo~
Avatar de Usuario

Registrado: Mar Oct 17, 2017 2:43 am
Mensajes: 43
Cash on hand: Cerrado
Participant x 3
Oye pero que buena historia, aunque me cuesta un poco lo de que todos los adultos dejaron a los niños, pero bueno~ ¿sera aquello un misterio? Aun así muy interesante la idea de una colonia en las nubes, muy bonita, deberías buscarte un artista para reflejar un poco la estructuras que encontraríamos ahí, estuve un rato fantaseando con aquel ultimo paisaje.


Arriba
   
MensajePublicado: Vie Dic 15, 2017 7:10 pm 
Desconectado
Kedama
Kedama
Avatar de Usuario

Registrado: Mar Oct 17, 2017 3:36 am
Mensajes: 60
Cash on hand: Cerrado

Ubicación: Kurome's house
Oh, la verdad me gusto mucho la historia, la metrópolis en el cielo, las nubes bestiales, los niños sobreviviendo, felicidades es una gran historia. :yatasmile:

Buenoa, como pequeña crítica, me hubiera gustado que detallaras más de la estructura flotante, no llegue a saber si era algo bonito/celestial o más metálico y me da cierta curiosidad.
También no me convence la razón por la que desaparecieron los adultos, justo en un alerta nadie estaba refugiado? ni siquiera una madre calmando a los niños? si no hay algo misterioso por detrás siento que me cuesta un poco creerlo, aun que igual es que no conozco demasiado del mundo. :meh:

Fuera de eso me gusta mucho como representante la comunidad de niños huérfanos, como sobreviven de la mejor manera con compañerismo y cierta melancolía, buena historia, muy bonita y gustosa de leer. :neet:

_________________
Imagen
I'm twenty!


Arriba
   
MensajePublicado: Mié Ene 03, 2018 7:09 am 
Desconectado
Rebirth of Tokoyo
Rebirth of Tokoyo
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Ago 16, 2017 2:46 am
Mensajes: 144
Cash on hand: Cerrado
Organizer x 2Participant x 6
Eso fue muy lindo. Aunque es super triste que hayan perdido a todos sus padres, el mensaje de cómo lo logran superar con tanta dificultad es muy bonito. Puros chicos sin experiencia ni el conocimiento que se la logran ingeniar para sobrevivir, aún con todo esos malos recuerdos en su cabeza.

Tal vez hubiera sido bueno redactar más esos primeros 3 años de los chicos. No es algo "esencial", ya que si se entiende todo lo que sufren, pero no hubiera estado mal ver cómo deciden no rendirse para sobrevivir.

Igual me gustó como metes el titulo de la historia al final, hehe.

Bueno, buen trabajo~ :yay:

_________________
Imagen

Idol Hell


Arriba
   
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema  Responder al tema  [ 4 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Ir a:  
cron
Desarrollado por phpBB® Forum Software © phpBB Limited
Theme Created by HOLLYSMOKE
Theme updated to phpBB 3.1.6 by KamijouTouma
Theme Version is 3.1.6-ss2

Traducción al español por phpBB España