[No Touhou] Crónicas de una antigua cifra

Demuestra tu talento literario y se el próximo que derribe a Agatha Christie creando una nueva crónica histórica. Aquí los trabajos escritos serán grabados y estarán disponibles para todas las generaciones.

Moderador: Literature mods

Responder
Avatar de Usuario
Palantire
Cronista de Gensokyo~
Cronista de Gensokyo~
Mensajes: 44
Registrado: Mar Oct 17, 2017 2:43 am
Cash on hand: Cerrado
Participant x 3

[No Touhou] Crónicas de una antigua cifra

Mensaje por Palantire » Sab Oct 21, 2017 5:25 am

Crónicas de una Antigua Cifra


Rescato este texto del antiguo foro porqué es uno de los que termine ajeno a los concursos, además de ser un experimento que produjo una serie de textos históricos de mi puño que me han dejado bastante satisfecho, y me dejo en claro que solo sirvo para producir historias cortas, me encarto demasiado con textos extensos ajenos al sentimiento e idea que deseo comunicar.

Por cierto esta copiado y pegado~ no lo he vuelto a leer~
[+] spoiler
El olor a ceniza y azufre impregnaba todo el aire, mi pasos torpes debido al vino diluido y al humo, evitaban que escapara de forma triunfal… pero me acorde de algo, mejor dicho de alguien. — ¿Dónde estará esa maldita? — refiriéndome a mi hija, mi bien más valioso, en el sentido más económico de la expresión. El incendio se salía de control, nuestra vieja casa de madera no iba a soportar mucho más y yo aún no entendía lo que ocurría, grite por todas partes el nombre de mi hija, pero cuando me di cuenta de que ya era muy difícil respirar y que estaba en un peligro mayor abandone su búsqueda. Alcance la salida con suma dificultad y lo primero que hice fue tomar una gran bocanada de aire, un mareo se apodero de todo mi cuerpo y una tos incontrolable me tomo desprevenido, al pasar unos segundo pude percibir lo que ocurría a mi alrededor, pese a que no podía ver muy bien debido a la irritación en mis ojos, pude ver una escena caótica sin lugar a dudas, aun me cuesta describirla, el fuego se esparcía por todo el vecindario de mercaderes, la gente gritaba despavorida por todas partes, grandes bolas de fuego se veían en lo alto, esas que disparan los onagros, y luego arremetían contra algún edificio cercano. — ¡Un asedio! ¡¿Quién nos invade?! — pregunte alarmado a quien me escuchara, pero el pánico reinaba. Se escuchó el silbido seco de las flechas subir por la margen del cielo, y no dude en unirme a la conmoción y al griterío cuando vi que estas se dirigían hacia nosotros.

Nunca supe porque ocurría todo eso, lo único que recuerdo es que bebí vino como si mi estómago fuera una grieta a la nada, y luego caí en un sueño que poco me revitalizo, pues cuando me desperté, en mitad del fuego y el humo, me sentía abrumado y agotado. Yo junto con las demás personas que huían, los que sobrevivieron a la lluvia de flechas, nos topamos con un destacamento de la milicia local, formados y escuchando las arengas de su capitán, mientras algunos soldados guiaban a los civiles, como yo, a la plaza principal, donde se gestionaba la última línea de defensa, me entere de varias cosas cuando cruzábamos la vía principal, según parece la invasión ya cumplía su cuarto día, esa noticia me espanto, eso quiere decir que Somnus me rapto y me abandono en mitad del mismísimo Ultimum ambulate, ¿Qué podía ser más cercano al hades?. El fuego se propagaba por toda la urbe, los heridos llegaban por doquier de distintas partes de la ciudad, las madres lloraban a sus hijos, a sus valientes guerreros, me imagino yo, que ellos ya hacían fila para subirse al bote del barquero, aunque dudo que los deje pasar jamás, envista de que nunca se les hará un justo funeral. Nuestro gobernador, junto con su guardia personal preparaba lo que sería la última batalla, pues el enemigo era numeroso, mejor armado, con ira y ganas de ver correr la sangre de nuestra gente. No había a donde huir, no había quien nos salvara, ¿Todo se decide en morir en combate? ¡Basura! ¡A la mierda el patriotismo! No pienso morir por esta tierra, por esta ciudad, por esta gente que a duras penas habla mi idioma, aunque por supuesto, no lo iba a gritar, me abandonarían en primera línea.

A todos los que podíamos sostener una herramienta con las manos se nos dio un arma incluidos algunos niños y ancianos, en mi caso fue un espada corta, con gruesa empuñadura y buen filo. Escuchamos las pisadas del ejército enemigo desde la avenida, ordenado y disciplinado abriéndose pasó ante los nuestros, gritando en coro a tono seco un particular cántico de guerra, que amedrentaba a la miedosa milicia local, hasta que los nervios se rompieron y muchos se dispersaron en desbandada, ¿A dónde?, Solo huyeron unos cuantos metros cuando se percataron que no había adonde huir, algunos llorando y otros cubiertos por su excremento no les quedó más remedio que unirse a nuestra improvisada formación… Si es que se le puede llamar formación a un conjunto de personas armadas esperando la mejor muerte.

Yo, bien… me escabullí, como un hábil artesano maquine un gran escape, sin duda no había salida para un grupo numeroso… ¿Pero para un hombre? Es una pena que sea mercader y no artesano porque mi plan se frustro antes de ponerlo en la práctica cuando encontré a un conocido quien inmediatamente me recordó a mi hija, enserio ¿Qué sería de ella? ¿Un cadáver? ¿Una esclava? ¿Una traidora? ¿Tenía más talento para el escape que yo? Aunque admito que en ese momento no me importo que fuera de ella, jamás me importo menos. Lo que hice fue en mitad de un acto desesperado, lleno de ganas de vivir a toda costa, a mi conocido, sin mucho en mente y sin vacilar, le clave la espada en el estómago, pero el maldito no pudo evitar gritar, pese a que no me demore en taparle la boca, algunos soldados se acercaron y fueron testigos de mi patético esfuerzo por escapar. ¡Menuda mierda!, con prontitud me encadenaron con miedo de que fuera a causar una revuelta entre las filas, y me colocaron en primera línea, para que recibiera los proyectiles y así ser útil para mi patria con el único fin de desgastar la munición enemiga, mi intento por frustrar a la muerte solo hizo que está se apresurara, y fuera ascendido a escudo humano, es celosa sin duda, quería escapar, ¡Quería vivir!, suplique, pero los que tenía a mi lado, los que escuchaban mis ruegos, me veían con asco, ¿Qué tiene de vil respetar lo único que realmente te pertenece?
Al frente de nosotros el enemigo se preparaba para lanzar su jabalinas contra nosotros, entre el miedo, las ganas de sobrevivir y la furia hacia estos tercos de mi ciudad, no hice nada, al igual que todos los hombres que tenía al lado, solo nos quedamos quieto dispuesto a ser blanco de sus proyectiles, ni siquiera tenía un escudo o una armadura, solo una toga algo quemada y llena de tierra, además de mis nuevas cadenas.
— ¡Fuego! — grito, a quien asumo era el capitán, y cientos de proyectiles volaron por lo alto cortando el aire, para luego estrellarse contra la carne y el acero. ¡Ja! ¡Aún vivo! Y con mi guardián irónicamente asesinado por una jabalina en su cuello, pude buscar la llave para evitar seguir siendo preso de las cadenas, aquel hombre muerto, con la herida aun bombeando sangre y con la mirada desorbitada, me recordó mi suerte, pero los gritos de quienes sobrevivieron pero aun respiran para poder maldecir y lamentarse, me estremecieron. Con mucha habilidad me apodere de su escudo y espada, ya que si quería vivir solo me quedaba luchar, no por esta mugrienta gente, si no por mi cuello y el dios de ese ridículo panteón que evito que muriera en esa primera andanada.

Pero ese dios es un gran cínico, ahora miraba de frente a quien sería mi asesino, se encontraba a unos siete metros y a la orden de su general, nuestro enemigo cargo contra nosotros, y este hombre junto con todos sus compañeros salieron corriendo y gritando, yo aún trataba de sostener bien el escudo, pues nunca había usado uno, cuando mi asesino, un hombre corpulento aunque de baja estatura, se chocó contra mí, dicho impacto me golpeo con fuerza pero el hombre detrás de mí me sostuvo, pero no pude evitar caerme ante el golpe.

Y lo note, todo muy lento y desde el suelo, con sumo detalle, el que sería mi último segundo de vida. El hombre vestido con una tela roja y revestido con unas láminas y yelmo de acero, me miraba con una espectacular rabia y sostenía en lo alto una lanza de madera con punta de acero, punta que se dirigía rápidamente hacia mí, trate de levantar el escudo o defenderme con la espada, pero el corpulento soldado piso mi escudo sobre mi pecho y ante su peso no me quedaban fuerzas para levantar siquiera el brazo que sostenía mi arma, solo observaba, como lentamente la punta de la lanza se acercaba a mi rostro y la vi… tan cerca, aparte el rosto pero este no era su destino. La punta de acero atravesó mi cuello y un dolor indescriptible me recorrió el cuerpo, dolor que no podía ahogar pues no podía gritar, en ese mismo instante mi asesino retiro sin consideración el arma de mi garganta, me retorcí como una sanguijuela pero ya no importa, solté el arma y trate de tapar la herida sangrienta y palpitante, pero ya era el fin, mi ejecutor ensarto una nueva estocada en mi corazón y lo último que escuche fue un grito lleno de furia hacia mi persona… el dolor era insoportable, pero luego, no sentí nada, intente mirar al cielo, pero solo veía a hombres matándose, la mirada se oscurecía hasta que finalmente no vi nada, no escuche nada, ni sentí nada, no tuve un último pensamiento hacia alguien y no recordé nada, tampoco me arrepentí de nada.

Comentarios
[+] spoiler
Comentarios respecto al titulo:

Bueno básicamente a lo largo de la historia, las guerras siempre se han referido a las muertes como cifras. Y generalmente estas cifras terminan como números en los datos de algún general preocupado por sus bajas. Pero esas "cifras" fueron personas vivas... tuvieron una historia que nunca pudo ser contaba, y eso fue lo que me inspiro. Y pues esta historia esta ambientada en la época antigua, podríamos decir que romana, así que por eso el titulo.

Comentarios respecto al destino del protagonista:

Respecto a lo que mencionas de la historia, bueno, lo cierto es que no quería matarlo, quería producir algo un poco más real demostrando que la gente mal intencionada también duerme tranquila. Pero es una cifra, no es un ejemplo de vida, pero fue una vida, que no acabo de la manera más heroica, pero creo que eso también es muy real.

Avatar de Usuario
Blanc
Rebirth of Tokoyo
Rebirth of Tokoyo
Mensajes: 264
Registrado: Mié Ago 16, 2017 2:46 am
Cash on hand: Cerrado
Organizer x 2Participant x 7

Re: [No Touhou] Crónicas de una antigua cifra

Mensaje por Blanc » Sab Oct 21, 2017 6:38 am

Sí, a las guerras siempre todo se le atribuye todo como una "baja", mil bajas, cientos de miles... En la historia muchas veces solo se considera como un número más. Una noticia de una persona perdiendo la vida en un atentado puede resultar mas impactante que el de un batallón completo siendo acabado por otro ejército. Tal vez, algunos creemos que como son "soldados", ellos ya están preparados para dar su vida y por ende no es algo que nos impacte tanto... Puede ser, aunque suena feo... Pero sinceramente yo sí he pensado así más de una vez.

Me gustó la historia, no es algo que se trate de un héroe, o de alguien con un don especial... Solo es un soldado mas, "uno más del montón". Con un final muy real y que refleja lo esperado de toda guerra, me pregunto... Qué es lo que motivará a algunos a unirse a una, en tu historia esta el caso del que no tiene opción y es obligado... Pero hay muchas razones más, por ejemplo con el patriotismo... Que van con esa intención y al final es probable que solo quieran vivir a como dé lugar.

Quién sabe, uno tendría que estar en los campos de batalla para saber con exactitud lo que se piensa en esos momentos.

Avatar de Usuario
Palantire
Cronista de Gensokyo~
Cronista de Gensokyo~
Mensajes: 44
Registrado: Mar Oct 17, 2017 2:43 am
Cash on hand: Cerrado
Participant x 3

Re: [No Touhou] Crónicas de una antigua cifra

Mensaje por Palantire » Sab Oct 21, 2017 6:59 am

Madre mia que idea me has dado, las biopoliticas, control mediatico, cultura y opinión que se ejercen en un individuo llegan a crear nociones como patriotismo, sentido de nación y otras estupideces que cambian las muchas formas de actuar de un sujeto. Es algo largo y la sociología y la antropología tienen mucho que decir al respecto, pero creo que me agrada la idea de ejemplificarlo~ quien sabe de pronto me animé a escribir algo.

Avatar de Usuario
Sheep
Nue
Nue
Mensajes: 117
Registrado: Mar Oct 17, 2017 2:31 am
Cash on hand: Cerrado
Organizer x 1Participant x 5

Re: [No Touhou] Crónicas de una antigua cifra

Mensaje por Sheep » Jue Oct 26, 2017 6:35 pm

¡Pero que tenemos aquí! , el protagonista no tiene nada que hacer, no es especial como dijo Blanc y tampoco hay plot device alguno que lo salve de su muerte. No es muy espectacular que digamos pero pudiste mostrar lo que querías de forma corta y precisa.

Entiendo esa rabia que uno siente cuando tiene una idea diferente a los demás (mejor o peor, como sea) y te ven como bicho raro pues, alguien antipatriotico es mal visto en todos lados.
Tengo una breve anécdota que contar con respecto a esto, lo dejaré en un spoiler porque no tiene que ver con el escrito en sí pero se trata de patriotismo.
[+] spoiler
Hace unas semanas solamente, Argentina estaba jugando unos partidos decisivos para ir al mundial . Pero jugaba tan MAL que yo simplemente quería que perdiera y se quedara afuera, ¿Que caso tiene ir para jugar tan mal?
Pero la gran mayoría alentando a Argentina hasta el final y es bastante hipocrita porque son los mismos que luego dicen que el pais está en la mier** y bla bla bla.
Y ni mencionar que no cantan el himno en las escuelas y actos... :meh:


Volviendo al escrito, tiene unos cuantos errores ortográficos y hay algo que sinceramente no termino de entender y espero me aclares mi duda:


"Yo, bien… me escabullí, como un hábil artesano maquine un gran escape, sin duda no había salida para un grupo numeroso… ¿Pero para un hombre? Es una pena que sea mercader y no artesano porque mi plan se frustro antes de ponerlo en la práctica cuando encontré a un conocido quien inmediatamente me recordó a mi hija, enserio ¿Qué sería de ella? ¿Un cadáver? ¿Una esclava? ¿Una traidora? ¿Tenía más talento para el escape que yo? Aunque admito que en ese momento no me importo que fuera de ella, jamás me importo menos."

-¿Te refieres a "artesano" a alguna acepción que sea distinta a la del que trabaja manualmente? Y si no es el caso a que te querías referir.
-Dice como un hábil artesano pero luego dice que no lo es, que es un mercader, acá se me ocurrieron dos cosas:
O te equivocaste al nombrarlos.
O simplemente que lo hizo con la habilidad de un artesano que como digo, ignoro a que te referias.

El primer supuesto lo pienso porque un mercader hábil es bastante astuto y podría idear un plan,y lo otro simplemente porque desconozco.

Palantire escribió:
Sab Oct 21, 2017 6:59 am
Madre mia que idea me has dado, las biopoliticas, control mediatico, cultura y opinión que se ejercen en un individuo llegan a crear nociones como patriotismo, sentido de nación y otras estupideces que cambian las muchas formas de actuar de un sujeto. Es algo largo y la sociología y la antropología tienen mucho que decir al respecto, pero creo que me agrada la idea de ejemplificarlo~ quien sabe de pronto me animé a escribir algo.
Con gusto lo leeré cuando escribas algo así pues, fue muy interesante leer esto.

¡Nos vemos!
Imagen

Avatar de Usuario
Palantire
Cronista de Gensokyo~
Cronista de Gensokyo~
Mensajes: 44
Registrado: Mar Oct 17, 2017 2:43 am
Cash on hand: Cerrado
Participant x 3

Re: [No Touhou] Crónicas de una antigua cifra

Mensaje por Palantire » Vie Oct 27, 2017 6:26 am

Bueno como comente no lo he revisado y siendo franco quiero que se quede con esos errores, siento que es necesario ver como escribia antes, a no ser que piense publicarlo ahí si le daba un barrido en todos los sentidos.

Con gusto me aclaro, y me refería a que: como un artesano, de maestría y hábil manos, logro elaborar, crear, fabricar, un plan, analogicamente a como un artesano habil crea una ceramica, por poner un ejemplo, y tienes razón, la idea no es nada clara jeje.

Ha~ el patriotismo~ nacionalismo~

Responder